Identidad digital, reputación online, el derecho al olvido y cómo borrar contenido de Internet

23 septiembre, 2010
Carlos Carbellido Monzó

Antes de leer, te sugiero que veas este vídeo.

Todos tenemos identidad digital. Es el rastro que cada usuario de Internet deja en la red como resultado de su interrelación con otros usuarios o con la generación de contenidos. Es decir, estamos hablando de una consecuencia de la comunicación 2.0.

Todos alguna vez  hemos buscado nuestro nombre en Google o otros buscadores. (Y si nunca lo has hecho, te invito a que lo hagas haciendo clic aquí. También búscate en www.people123.es.)

Como resultado obtenemos información sobre nosotros que en algún momento hemos publicado. También podemos encontrar contenido que otros han colgado. Comentarios en un blog, imágenes, videos, menciones en una noticia, la publicación de una sanción en el BOE, los resultados de una oposición, un trabajo de la universidad…  Quizá también haya contenido que preferimos no estuviera para evitar una situación similar a nuestra amiga la del vídeo.

Aunque tratemos de evitarlo, de todos hay rastro en Internet. Obviamente, hay circunstancias sociales y demográficas que influyen. Un pastor de un pueblo de Teruel pensará que es imposible que de él exista contenido, pero quizá, alguien lo vio un día, le hizo una foto y la publicó en Flickr.

Ese rastro que conforma la identidad digital está formado por una serie de impactos de distinta procedencia. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Perfiles personales. Redes sociales  generales (Facebook, Tuenti, Twitter, Myspace…) y profesionales (Xing, Viadeo, Linkedin…) y portales de búsqueda de empleo.
  • Comentarios. En foros, blogs, portales de información, redes sociales, Youtube….
  • Contenidos digitales. Fotos en redes sociales (como la chica del vídeo), videos en Vimeo, presentaciones en Slideshare o documentos publicados en webs, una web personal, un blog…
  • Contactos. Nuestros amigos, contactos profesionales, seguidores y a quienes seguimos…
  • Las direcciones de correo electrónico.
  • La mensajería instantánea. Messenger, Irc…

Hay quienes son reticentes a estar en redes sociales. Temen por su privacidad, pero no creo que debamos temer ni a Facebook, ni a Youtube ni a cualquier otra web 2.0  Lo peligroso no es el medio. El peligro está en la utilización que de él se haga, y de ello somos todos responsables.

No hay nada que temer si realmente sabemos sacar rentabilidad a nuestra presencia, con una óptima gestión de nuestra marca personal. Pero…

¿Qué es la marca personal?

Todos hemos oído una y mil veces el término marca o marca comercial, pero no tanto marca personal. También conocido como personal branding, nos referimos a la estrategia de atribuir a los profesionales una serie de cualidades que les diferencia de otros y sean posibles mantener en el tiempo.  Como indicamos en el artículo “La importancia de la gestión de tu marca personal”,  personal branding es todo aquello que nos hace únicos, diferentes, relevantes y especiales; y que damos a conocer a nuestro público objetivo.
Cada día es más necesaria la creación de marca personal, no sólo en la búsqueda de empleo, sino en las relaciones profesionales.

¿Cómo crear una marca personal de éxito paso a paso?

marca personal

Si apostamos por trabajar nuestra marca personal, antes, debemos establecer un plan estratégico. Vamos a ver paso a paso qué aspectos debemos tener en cuenta:

  1. ¿Cuál es nuestro valor diferencial? ¿Qué nos hace únicos, diferentes, relevantes y especiales frente a otros profesionales?
  2. ¿Cuál es nuestro objetivo? ¿Qué queremos conseguir a medio y largo plazo? Si pretendes conseguir resultados a corto plazo, mejor, olvídate. Tu trabajo comenzará a dar sus frutos a largo plazo.
  3. ¿Cuál va a ser nuestro nombre de marca? En la mayoría de los casos, la mejor opción es apostar por el nombre más el primer apellido. Si nos apellidamos García o Pérez quizá tengamos que incluir en nuestra naming el segundo apellido. O bien también en el caso de que otro ya esté haciendo uso de ese mismo nombre.
  4. ¿Cuáles son los términos que nos van a definir? Mi consejos es que nos centremos únicamente en los que realmente sean relevantes. Con 3 ó 4 será suficiente.
  5. ¿Qué tipo de mensajes vas a comunicar? ¿De qué vas a hablar? Has de hablar de un tema que te sientas cómodo, que seas experto y te apasione.
  6. ¿Qué tono vas a emplear? ¿Cercano? ¿Desenfadado? Éste ha de ir en línea a cómo tú eres y adecuado al público objetivo al que te diriges.
  7. La identidad gráfica. Además del naming, has de crear una identidad gráfica que te defina, que transmita tu posicionamiento y tus valores, que sea distintiva y con la que los usuarios te identifiquen de forma inequívoca.
  8. ¿Qué canales de comunicación 2.0 vas a trabajar? Un blog, un canal de Youtube, una cuenta de Instagram, Twitter, las redes sociales profesionales… Mi consejo es trabajar uno como eje central de toda la comunicación y apoyarnos en otras redes sociales para difundir el mensaje. Y puestos a elegir, sin duda, la mejor opción es un blog, pues es la realmente la única plataforma que será nuestra.
  9. Establece un calendario editorial. Has de decidir con qué frecuencia vas a generar contenido, qué solución o aporte de valor vas a comunicar y con qué objetivo. Y a continuación, ponerse a trabajar.
  10. Difunde el contenido en Internet. Si quieres saber cómo atraer visitas a tu blog, en este artículo, “Cómo atraer visitas a tu blog”, te lo explico con detalle.
  11. Analiza y mide. Establecer cuáles serán los indicadores que te harán saber si estás o no alcanzando los objetivos que has establecido al inicio. Y periódicamente analiza si se están alcanzando o no, y plantea nuevas acciones de mejora.

Esta estrategia busca modificar la percepción que otros tienen de un profesional, es decir, de su reputación online.

¿Qué es la reputación online?

Por el término reputación entendemos “la opinión que otros tienen de una empresa, marca o persona”. Ésta puede ser positiva o negativa, en función de la experiencia que los demás hayan tenido o de los valores que la misma trasmite a la sociedad.

Con la aparición del ecosistema 2.0, la reputación de un individuo o empresa también se ve reflejada en la red. Estamos en este caso hablando de la reputación online. Conviene señalar que, cualquier empresa o individuo, aunque no gestione su identidad digital, tiene o puede tener reputación online. Es decir, no está bajo nuestro control, sino que la fabrican también el resto de usuarios con sus opiniones, testimonios o contenido que generan en cualquier medio social. Y por ello, no siempre la reputación online es positiva.

A lo largo de mi carrera como consultor de marketing digital he trabajado distintos casos de reputación online negativa.

¿Qué es la reputación online negativa?

Cualquier profesional puede tener discrepancias con un cliente y éste quedar disconforme. Esto nos puede pasar a todos. E incluso que el tema vaya a mayores y el cliente opte por solucionarlo por las vías legales. Hasta aquí todo bien. Pero… ¿qué pasa si el cliente optar por comenzar a publicar en distintos medios sociales (Youtube, Twitter, Facebook…) injurias y calumnias contra la otra parte? Estamos ante un grave problema de reputación online negativa.

Para solucionarlo podemos optar por dos vías, ambas necesarias y complementarias. Poner la pertinente denuncia siempre y cuando podamos identificar al sujeto autor de los comentarios o contenidos. Y la segunda, tal y como hicieron mis clientes, confiar en una empresa de marketing digital que te ayude a borrar el contenido de Internet.

¿Cómo borrar contenido e Informacion de Internet?

En función del tipo de contenido que el usuario haya generado, será más o menos fácil borrarlo de Internet o, al menos, lograr que no aparezca como resultado de búsqueda por el nombre de la empresa, marca o empresa. Para ello, lo primero que tendremos que hacer es ser conocedores del derecho al olvido y ejercerlo frente los buscadores.

¿Qué es el derecho al olvido de Google?

Según sentencia del Tribunal de Justicia de la UE de 13 de mayo de 2014, Google está obligado a borrar de sus búsquedas los resultados que contengan datos personales de un usuario, pero no implica que desaparezca de la página donde esté publicado. Para ello deberemos ponernos en contacto, siempre y cuando sea posible, con el editor del site.
borrar-contenido-internet

¿Cómo puedo ejercer el derecho al olvido?

Todos los buscadores incluyen un formulario de solicitud del contenido que queremos que sea eliminado de los resultados de búsqueda. No siempre la respuesta es positiva. Si consideran que la información es información de interés. Un ejemplo, si eres un estafador y tus clientes lo han dado a conocer, da por seguro que Google no lo eliminará. Suelen tardar unos días en responder, pero siempre lo hacen, en un sentido u otro.

¿Cómo borrar datos e información de Internet?

Si has probado ya a ejercer tu derecho al olvido y no ha habido suerte, no desesperes. Si lo has denunciado tampoco has obtenido una solución, no desesperes.

A través de distintas estrategias, nosotros nos encargamos de borrar de Internet todo tipo de contenido que pueden los usuarios haber creado para ensuciar tu reputación online, lo cual, además de una gran preocupación, te puede estar perjudicando profesionalmente.

Vídeos que atentan contra tu dignidad, perfiles falsos en redes sociales, resultados de búsqueda, comentarios falsos…  Trabajamos para hacer invisible cualquier contenido que cuestione tu reputación online, siempre y cuando sea posible.

5 Comentarios. Leave new

Una reflexión muy inteligente…

GRACIAS y ENHORABUENA por tu blog!
(yo mientras pueda, me resistiré a ser como Sarah ni parecido)

Está claro que Sarah no era la aventajada de sus clase.

Gracias!!

Muchas gracias por tu publicación. Tengo que contestar que que entiendo por personalidad e identidad digital.

Claudia Carrizo
31 mayo, 2017 11:37

Muchas gracias!! Nos ha servido de mucho!!! UN beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *