Creo que soy adicto al social media, ¡ayudadme!

5 junio, 2011
Carlos Carbellido Monzó

social mediaMis amigos me decían: ¡Hazte un facebook! ¡Hazte un facebook! Pero yo, por tal de llevar la contraria, me negaba. Finalmente, y tras comprobar cómo todos mis amigos eran admiradores de las señoras con bolsas en la cabeza, se etiquetaban en sus fotos de vacaciones, sabían quién tenía una relación con quién o quién era ahora amigo de quien, decidí abrirme mi perfil. No con poca reticencia.

Pero ahora… todo ha cambiado en mi vida desde que descubrí el social media.

Dos años después tengo más de 230 amigos en Facebook, sigo y me siguen más de 2.200 usuarios en twitter, tengo un blog, perfil en Linkedin, Xing y Viadeo, canal en Youtube, Fan Page, perfil en Tuenti, Foursquare… en total tengo una red social de más de 4.000 contactos, sin contar los más de 9.000 usuarios únicos que visitan cada mes este blog, ni los seguidores, amigos, contactos, suscritos… de las más de 8 empresas de las cuales gestiono su comunicación 2.0.

Comienzo a expresarme utilizando sólo 140 carácteres y utilizando sólo las palabras claves con las que quiero posicionarme. Cuando comento algo, espero ansioso que alguien me haga otro comentario o me diga que le gusta. Cuando le cuento a alguien un cotilleo, creo que no estoy haciendo uso de la libertad de expresión ni de informar y ser informado, simplemente estoy retwitteando. Si quedo a cenar, creo un evento en Facebook e invito a mis amigos. Cuando quiero ligar,  le pido amistad en el Facebook, y si me da corte, le doy un toque o le pido a un amigo en común que me sugiera. Ya no le cuento a mis amigos qué pienso, lo escribo en mi muro. Si me cruzo por la calle con un compañero del instituto, ya no le pregunto: ¿Qué tal? ¿Qué es de tu vida? ¿Trabajas? No, ahora gracias a Facebook ya sé todo lo que queria saber: que lleva casi un año en el paro, que está en una relación complicada y que el último fin de semana pilló una que aún no sabe cómo llego a su casa. Cuando quiero saber algo, no lo busco en ninguna enciclopedia ni en Google, directamente lo pregunto en Twitter. Si alguien me nombra, o coloca una @ antes o no me doy por aludido. Incluso cuando llego a casa en lugar de decir: ¡Ya estoy en casa! ¡Opto por hacer un Check-in en Foursquare!

Esto me hace pensar seriamente que tengo adición a los medios sociales y no sé qué hacer.

Comienzo a tener miedo. Recientemente mi perro me ha hecho unfollow y me ha reportado como spam.

*Datos actualizados a 25 de noviembre de 2012.

5 Comentarios. Leave new

Muy bueno Carlos, en muchos aspectos me siento identificado, es grave Doctor? 😉

Te seguiré de cerca

Gracias! Si se detecta a tiempo no es mortal. 🙂

Gracias. Si quieres puedes hacerlo a través de Facebook: http://www.facebook.com/uncommunitymanagerSaludos

Montse Toledo
6 mayo, 2012 9:51

Que bueno! El perro es el unico que te acerca atu angiua vida?!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *